Buscar este blog

viernes, 31 de marzo de 2017

El bar

Nacionalidad, año: España, 2017
Director: Álex de la Iglesia
Reparto: Blanca Suárez, Mario Casas, Jaime Ordóñez, Secun de la Rosa, Carmen Machi, Joaquín Climent, Terele Pávez, Alejandro Awada

Sinopsis: Los clientes de un céntrico bar de Madrid ven como un hombre recibe un disparo en la puerta del establecimiento. Sin atreverse a salir, deberán descubrir qué está sucediendo

Quinta película que veo de Álex de la Iglesia y, aunque creo que sigo sin cogerle el punto, me han gustado más las dos últimas que he visto de él que las anteriores (“Los crímenes de Oxford” me parece entretenida, mientras que “Balada triste de trompeta” y “Las brujas de Zugarramurdi” no me gustaron. Por el contrario, “Mi gran noche” me pareció un delirio divertido)

El director continúa demostrando que su visión acerca del ser humano no debe ser excesivamente positiva, y en “El bar” utiliza elementos básicos de un modo eficiente. Para ello, encierra a un grupo de personas en un espacio reducido y apela al instinto más primario de todos: el de supervivencia, jugando con la identificación del espectador con rasgos y comportamientos de los personajes  y provocando que este pueda preguntarse fácilmente que haría o cómo reaccionaría en diferentes situaciones.

La película se mueve así cómodamente en el territorio de los lugares conocidos: no hay nada ni nadie en ella que resulte especialmente sorprendente, pero el conjunto funciona bien. Desde el planteamiento de la trama a los personajes, en su mayoría arquetipos, pero que no necesitan muchos elementos para funcionar a lo largo del relato. El reparto, por su parte, está a buen nivel, desde Blanca Suárez o Carmen Machi a un (requerídamente) pasado de vueltas Jaime Ordóñez e incluso un Mario Casas que no desentona en absoluto (desde luego, parece que Álex de la Iglesia es el que más partido sabe sacarle)

El principal problema es que no mantiene el mismo nivel durante toda la cinta. El primer tramo es el mejor, una muy buena comedia negra con buenos momentos de humor. El segundo, esa especie de pseudo estudio sobre cómo nos comportamos frente al miedo (y con elementos de crítica nada disimulados) mantiene el tipo con altibajos. Es en el tercer acto cuando en mi opinión la propuesta pierde nivel y ya no tiene el interés del principio. Pese a eso, en general es una cinta entretenida con momentos buenos y con momentos esperpénticos, pero que resulta curiosa de ver.

Nota: 6


No hay comentarios:

Publicar un comentario